A more diverse devotion to Guadalupe

An image of the Virgin of Guadalupe, patron saint of Mexico, is taken to the top of Mt. Rubidoux during the annual procession Saturday December 10, 2011. A growing number of non-Latinos in the Inland area have begun to participate in events commemorating her feast day.

BY DAVID OLSON
STAFF WRITER -- THE PRESS-ENTERPRISE
Published: 11 December 2011


When Saint Kateri Tekakwitha Catholic parish honors the Virgin of Guadalupe today at a special Mass in Beaumont, Terrence Halloran will be there.

Our Lady of Guadalupe, who, according to church teaching, was a 1531 apparition of the Virgin Mary in what is now Mexico City, is most associated with Mexican Catholicism. But Halloran, 77, of Beaumont, is one of a growing number of non-Latino parishioners in the Inland area who participate in events commemorating her Dec. 12 feast day.

"I've always loved the words she spoke to Juan Diego," Halloran said, referring to the indigenous man to whom Catholics believe the Virgin Mary appeared.

"She spoke to him as a loving mother who cared for him and always would be there to protect him. Those are words that resonate with me very well."

Catholics of Mexican ancestry have long commemorated the apparition with Masses, early morning songs in honor of the Virgin and processions. Now parishes throughout the Inland area are noticing more white, Asian, African-American and American Indian faces at Our Lady of Guadalupe celebrations.

At Blessed Teresa of Calcutta parish in Winchester, about half of the participants in Virgin of Guadalupe Masses have been non-Latino.

When Our Lady of the Assumption Catholic Church in San Bernardino inaugurated a special Guadalupe Mass several years ago, the parish deliberately made the service bilingual to attract a diverse group of worshippers.

For centuries, Mexicans have held an intense devotion to Our Lady of Guadalupe. The Virgin had brown skin and chose to appear before a poor indigenous man during a time when some Spanish colonizers did not even think the native peoples of Mexico were human. The apparition helped lead to the conversion of millions of indigenous people to Catholicism.

Hipolito Nuñez, 58, of San Bernardino, walked more than 120 miles in the mid-1990s to the church built near the apparition site. Like thousands of other Mexicans do every year, Nuñez wanted to demonstrate his love for and devotion to the Virgin.

"I was so emotional," Nuñez said in Spanish. "I had such a beautiful feeling in me. We Mexicans carry the Virgin of Guadalupe in our hearts."

In the past few decades, her status has been elevated through the church as a whole. She was declared Patroness of the Americas, and Pope John Paul II named Juan Diego a saint.

Timothy Matovina, director of the Cushwa Center for the Study of American Catholicism at the University of Notre Dame, said that has helped increase attendance of non-Latinos at Guadalupe events across the country.

The dispersion of Latinos in the United States beyond traditional population centers such as California in recent years also has increased knowledge of Our Lady of Guadalupe, he said. In Southern California, parishes are more ethnically mixed than in the past, so Latino and non-Hispanic parishioners interact more, Matovina said.

Jim Evans, 81, a Cherry Valley man who attends Saint Kateri, said he goes to Our Lady of Guadalupe events in part because he knows how important she is to Latinos.

"Hispanic people are my brothers and sisters in Christ," he said.

The Rev. Joseph Trong Nguyen, pastor of Saint Kateri, said parish leaders in 2008 discussed how non-Hispanic parishioners should be encouraged to attend Guadalupe activities. The number of non-Latinos has gradually increased since then, said Nguyen, who has used homilies to tell English-speaking parishioners that the events are not just for Latinos.

The Guadalupe Mass at Saint Kateri and in some other parishes is in Spanish.

When the Rev. David Fitzgerald established a special bilingual Mass at Our Lady of the Assumption, he wanted to send a message that it was for everyone, said Lucia Godoy, who helps organize Guadalupe events. Fitzgerald left the parish in June.

"That way, other communities can come and enjoy the ceremonies with us," Godoy said. "Not everyone understands Spanish."

At Blessed Teresa of Calcutta, tonight's Mass will be primarily in Spanish and English, with short prayers in Vietnamese and Tagalog, said the Rev. Thomas Burdick, pastor of the church.

The parish, which is about 70 percent non-Latino, has had an emphasis on multiculturalism since it was established in 2006, he said.

Burdick said the intense connection that parishioners of Mexican ancestry feel to the Virgin of Guadalupe may be influencing other congregants.

"Over the years I've been moved by the depth of the fervor of the devotion that Mexicans have," he said. "And I'm sure others have been too."

        

Devoción muy diversa por la Guadalupe

Una imagen de la Virgen de Guadalupe, santa patrona de México, es transportada a la cima de Mount Rubidoux durante la procesión anual el sábado 10 de diciembre del 2011. Un creciente número de personas que no son latinos y que residen en el área de Inland han comenzado a participar en eventos que conmemoran su día.

DAVID OLSON -- THE PRESS-ENTERPRISE
Publicado: 13 Diciembre 2011


Durante la celebración de la misa especial que rindió honores a la Virgen de Guadalupe en la parroquia católica Beata Kateri Tekakwitha, Terrence Halloran estuvo allí.

Nuestra Señora de Guadalupe, quien de acuerdo con las enseñanzas de la iglesia es una aparición de la Virgen María que sucedió en 1531 en el lugar que ahora es Ciudad de México, está asociada principalmente con el catolicismo mexicano. Pero Halloran, de 77 años y residente en Beaumont, es parte del creciente número de personas en la parroquia que no son de origen latino y que participa en eventos conmemorando su día el 12 de diciembre en el Inland.

"Siempre he amado las palabras que le dijo a Juan Diego", dijo Halloran, al referirse al hombre indígena a quien los católicos creen que se le apareció la Virgen María.

"Le habló como una madre amorosa que se preocupaba por él y que siempre estaría allí para protegerle. Esas son palabras que significan mucho para mi".

Desde hace mucho tiempo, los católicos de ascendencia mexicana conmemoran la aparición con misas, canciones temprano por la mañana y procesiones en honor a la Virgen. Actualmente, las parroquias en toda el Inland han notado que hay más personas de origen blanco, asiático, negro e indígena en las celebraciones en honor a Nuestra Señora de Guadalupe.

En la parroquia Nuestra Beata Teresa de Calcuta en Winchester, casi la mitad de los participantes en las misas de la Virgen de Guadalupe son personas que no son de origen latino.

Cuando la Iglesia Católica de Nuestra Señora de la Asunción en San Bernardino celebró una misa especialmente para la Guadalupe hace algunos años, la parroquia deliberadamente hizo que la misa fuera bilingüe para atraer a un grupo diverso de creyentes.

Durante siglos, los mexicanos han mantenido una devoción intensa por Nuestra Señora de Guadalupe. La Virgen tenía piel morena y decidió aparecerse ante un pobre indígena durante una época en la que algunos colonizadores españoles consideraban que los nativos de México no eran humanos. La aparición ayudó a lograr la conversión de millones de indígenas al catolicismo.

Hipólito Núñez, de 58 años y residente en San Bernardino, caminó más de 120 millas a mediados de los años 90 para ir a la iglesia que se construyó cerca del lugar de la aparición. Al igual que otro miles de mexicanos hacen cada año, Núñez quería demostrar así su amor y devoción por la Virgen.

"Estaba tan emocionado", dijo Núñez. "Tuve un hermoso sentimiento dentro de mí. Los mexicanos llevamos a la Virgen de Guadalupe en nuestros corazones".

Durante las últimas décadas, su condición se ha elevado en toda la Iglesia como un todo. La declararon Patrona de las Américas y el Papa Juan Pablo II elevó a Juan Diego a la categoría de santo.

Timothy Matovina, director del Centro Cushwa para el Estudio del Catolicismo en Estados Unidos, en la Universidad de Notre Dame, dijo que eso ha ayudado al aumento de la asistencia de personas que no son latinas a los eventos en honor de la Guadalupe en todo el país.

Añadió que, durante los últimos años, la dispersión de los latinos en EE.UU. más allá de los centros poblados tradicionales, como California, ha contribuido también al aumento de la popularidad de Nuestra Señora de Guadalupe. Señaló que en el Sur de California, en años recientes, las parroquias son más étnicamente mixtas que en el pasado y de esa manera los parroquianos latinos y no latinos interactúan mas.

Jim Evans, de 81 años, es un hombre de Cherry Valley que asiste a la Iglesia Beata Kateri, dijo que iba a los eventos de Nuestra Señora de Guadalupe en parte porque sabe la importancia que tiene para los latinos.

"Los hispanos son mis hermanos y hermanas en Cristo", añadió.

El reverendo Joseph Trong Nguyen, pastor de la Beata Kateri, dijo que los líderes de la parroquia en el 2008 hablaron sobre cómo los parroquianos no latinos deberían ser incentivados a participar en las actividades de la Guadalupe. El número de no latinos ha aumentado gradualmente desde entonces, dijo Nguyen, quien ha utilizado las homilías para decir a los parroquianos no latinos que los eventos no son solamente para los latinos.

La misa de la Guadalupe en la Beata Kateri y en algunas otras parroquias se oficia en español.

Cuando el reverendo David Fitzgerald estableció una misa especial bilingüe en Nuestra Señora de la Asunción, quería enviar el mensaje de que esa misa era para todos, dijo Lucía Godoy, quien ayuda a organizar los eventos de la Guadalupe. Fitzgerald dejó la parroquia en junio.

"De esa manera, las demás comunidades pueden acudir y disfrutar de las ceremonias con nosotros", dijo Godoy. "No todos entienden español".

En la Beata Teresa de Calcuta, la misa de esa noche fue principalmente en español e inglés, con cortas oraciones en vietnamita y tagalog, dijo el reverendo Thomas Burdick, pastor de la iglesia, quien señaló que la parroquia, la cual tiene aproximadamente un 70 por ciento de residentes que no son latinos, ha puesto su énfasis en el multiculturalismo desde que se estableció en el 2006.

Burdick dijo que la intensa conexión que los parroquianos de origen mexicano sienten con la Virgen de Guadalupe puede que haya tenido influencia en los demás miembros de la congregación.

"Durante años me ha conmovido el fervor de la devoción que los mexicanos sienten", dijo. "Y estoy seguro de que otros ya lo sienten también".